lunes, julio 22

Sargazo comienza a generar declive económica

0
230

Las Joyas del turismo en México se encuentran en riesgo. Al igual que Cancún, la Riviera Maya enfrenta un problema de inseguridad, en medio de una transformación del municipio de Solidaridad.
Tras dos décadas de construcción y crecimiento, Playa del Carmen, el Alma de la Riviera Maya, vive días intensos en materia de violencia a pesar de tener los mejores índices turísticos de la entidad y de la República Mexicana.
Y es que desde el 2015, el turismo no deja de llegar a Playa del Carmen y a la Riviera Maya. Tan sólo en el primer semestre de ese año, la ocupación hotelera alcanzó el 86.30 por ciento, un crecimiento de 10 puntos porcentuales en comparación con el año anterior. Sus más de 190 hoteles han sido visitados en la última década por miles de turistas de Estados Unidos, Canadá y Europa, que dejan una derrame anual de 1.700 millones de pesos (unos 77 millones de dólares), según cifras del Ayuntamiento de la localidad.
Por si fuera poco, Grupo Expedia, la compañía de viajes en línea más grande del mundo, destacó en un análisis, que en 2017 la Riviera Maya fue el destino de playa más visitado en el país, seguido de Cancún y la Ciudad de México.
En pocas palabras, todo lo relacionado con la Riviera Maya significa progreso. Sin embargo, todo eso se encuentra en riesgo debido a que la violencia crece en proporción al éxito del destino.
En los últimos 24 meses, los hechos delictivos y violentos han sido una constante en Playa del Carmen; los peores, el ataque armado al centro nocturno Blue Parrot, la explosión en una embarcación en el muelle fiscal y ahora el ataque con explosivos en el primer cuadro de la ciudad.
A esta situación se le suman las ejecuciones y los índices de delitos del fuero común que trastocan la zona habitacional de Playa del Carmen, desde los últimos dos años a la fecha.

En riesgo.

Los grandes polos turísticos de Cancún, Playa del Carmen y Los Cabos, considerados como las joyas turísticas de México están en riesgo ante las alertas que la violencia ha encendido en estos últimos años.
Las cifras de homicidios violentos, asociados con tiroteos, ajustes de cuentas, ejecuciones y narcotráfico, engrosan las estadísticas sobre inseguridad en los principales destinos turísticos del país, asentados en Quintana Roo, Baja California Sur, Jalisco, Guerrero y Nayarit.
Tan sólo en enero pasado, en estas cinco entidades se cometieron 16 mil 993 delitos de alto impacto, es decir el 11.5 por ciento, de todos los delitos cometidos y denunciados en el país, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.
Para la asociación civil Semáforo Delictivo, la tendencia al alza en cuanto a delitos de alto impacto denota la falta de rumbo de la estrategia que las autoridades federales han planteado para combatir a los grupos delictivos y devolver la seguridad en los principales destinos turísticos del país.
Cancún, Playa del Carmen, Cozumel, Los Cabos y Puerto Vallarta son ciudades con flujos importantes de dinero. De acuerdo con la plataforma Datatur, en 2107 el ingreso de divisas por el turismo internacional fue de 21 mil 333 millones de dólares, con un incremento de 8.6 por ciento, en relación con 2016.
A nivel nacional, Quintana Roo, el estado más importante para el turismo internacional en México, enfrenta una oleada de inseguridad, con índices crecientes de violencia a la par que hechos de alto impacto.
De hecho, Quintana Roo prácticamente triplicó la meta propuesta por la organización Semáforo Delictivo en materia de homicidios. Mientras que el indicador —construido a partir de los niveles históricos de cada entidad— plantea un nivel de 12 homicidios dolosos mensuales, el estado tuvo 34 casos, lo cual lo hace estar en “luz roja”.

Fuente: Por Esto

Comments are closed.