jueves, diciembre 12

Se puede vivir con lupus

0
2783

Con el tratamiento adecuado, el paciente vive tanto como cualquier persona que no presenta la enfermedad inflamatoria y autoinmune que afecta a todos los órganos

El lupus eritematoso sistémico es una enfermedad inflamatoria y autoinmune que afecta a todos los órganos. Cuando es diagnosticado oportunamente, es posible detener su avance con buen pronóstico para los pacientes.

Las estadísticas señalan que en Yucatán el 0.06 por ciento de la población lo presenta, es decir, entre 2,500 y tres mil personas.

El doctor Jacinto Herrera León, especialista en Reumatología y director del Hospital General Regional número 1 “Lic. Ignacio García Téllez” del IMSS, explica que, contrario a lo que algunos podrían creer, no hay un incremento de nuevos casos de lupus en la entidad, aunque sí se ha elevado el número de personas con ese mal a las que la institución atiende.

Según explica, esto se debe a que hay un aumento considerable de derechohabientes como consecuencia de la migración de vecinos de otros estados.

Afirma que Yucatán ocupa el primer lugar en el orbe en casos de artritis reumatoide desde 2011, con una incidencia del 2.8% de la población, más del doble de la media nacional y mundial, que es de 1.3%. No obstante, el lupus —una enfermedad reumática— se mantiene en 0.06%.

El doctor Herrera León indica que el padecimiento afecta a personas en edad productiva, es decir entre los 20 y 40 años, y principalmente a mujeres en una proporción de 9 a 1 en relación con los hombres.

Si se toma en cuenta que el 40% de las mujeres son cabezas de familia se puede comprender por qué la enfermedad tiene un impacto económico en el hogar.

El profesional añade que el lupus eritematoso afecta a piel, cerebro, riñón, hígado, ojos, pulmones, corazón, vasos sanguíneos e intestinos, de manera que es fundamental un diagnóstico oportuno para detenerlo y evitar daños que pongan en riesgo la vida de la persona.

Es una enfermedad autoinmune, lo que significa que las células del propio cuerpo atacan al organismo por error.

El 30% de los pacientes de lupus tiene una afectación renal, lo que ensombrece el pronóstico de vida.

Se sabe que en la aparición del mal hay un componente genético, que permanece “dormido” hasta que algún factor del ambiente lo “despierta”.

Muchas veces es la exposición a los rayos solares ultravioletas lo que lo detona. También lo puede hacer una enfermedad infecciosa o viral o el consumo de ciertos medicamentos.

Una señal de la presencia de lupus es el enrojecimiento de la cara “en alas de mariposa”, es decir, en un patrón que no abarca todo el rostro.

Asimismo, úlceras orales (fogajes), afectación en pequeñas y medianas articulaciones, anemia y reducción de glóbulos rojos son síntomas que pueden alertar de la enfermedad.

El diagnóstico es clínico y se confirma mediante análisis de sangre, biopsias —si así lo considera el médico— y resonancia magnética, entre otros.

Tratamientos

El doctor Herrera León apunta que los tratamientos de la actualidad permiten la sobrevida del paciente durante 10 años hasta en el 95% de los casos, lo que no significa que después de ese tiempo les sobrevendrá la muerte, pues si continúan medicándose y cuidando su salud podrán vivir tantos años como cualquier otra persona sin la dolencia.

Lo más importante es detener el avance de la enfermedad antes que llegue a una fase severa.

El médico asegura que en el IMSS cuentan con todos los medicamentos necesarios para atender el lupus eritematoso sistémico y para que los pacientes los reciban solo es necesario que, si son derechohabientes, acudan a consulta para recibir el diagnóstico y la terapia.

Fuente: Diario de Yucatán

Leave a reply