sábado, agosto 17

Seis cosas del hogar que deberíamos limpiar más seguido

0
61

La limpieza es una de las labores cotidianas que se cumplen en los hogares para mantener a raya a los organismos y a la suciedad. Existen numerosas formas en las que la llevamos a cabo de manera cotidiana: lavar la ropa, limpiar los baños, la cocina, el comedor, los vidrios, el suelo.

Sin embargo, existen objetos o lugares que no consideramos muy seguido cuando se trata de limpiar, en donde la suciedad también se concentra y, de esparcirse, puede generar problemas grandes de higiene en un hogar.

Las almohadas

Los ácaros del polvo y sus desechos pueden hacer que una almohada duplique su peso en sólo dos años.

Además, los fluidos corporales como la saliva o secreciones mucosas se añaden a la mezcla, junto con cabello y células de piel muerta que arrojamos durante la noche. Esto es un cóctel de material orgánico en descomposición donde yace nuestra cabeza.

Si los cubrealmohadas no se lavan junto con el resto de la ropa de cama, lo más recomendable es colocarlas en un programa de lavado con un detergente suave para limpiarlas, o incluso dos para asegurar que todo el detergente se haya ido.

El bote de basura
El bote de basura, de por sí uno de los elementos más sucios que podamos tener en casa, casi siempre se ubica en la cocina, un espacio donde se debe prestar especial atención a la suciedad.

Los restos de comida, una vez tirados al bote, sí pueden desaparecer. Pero también pueden dejar rastros en los bordes o en el fondo, al interior, contaminando la basura incluso después de colocarla en una bolsa nueva.

El control remoto
Los controles remotos de la televisión son un foco plagado de bacterias. Su uso es muy recurrente, por lo que se debe limpiar usando un trapo con desinfectante o una toallita.

De incorporar a la rutina este gesto, no solo estará más limpio y libre de microbios, sino que se prolongará su vida útil.

Teclados
Los teclados de computadora son objetos que están en contacto recurrentemente con los dedos, además de estar expuestos a comida y bebida cuando muchos merendamos o comemos cerca de ellos.

Los teclados pueden albergar y cultivar bacterias dañinas si se dejan sin limpiar. De hecho, existen estudios como el de National Center for Health Research (NCHR) que asegura que existen, incluso, más bacterias en un teclado que en el inodoro.

Switch de luz eléctrica
A lo largo del día, al igual que con el control remoto o el teclado de la computadora, los interruptores de la luz son tocados constantemente, ya sea con las manos limpias o sucias. Por esto, también son uno de los focos principales de suciedad.

Lavavajillas
Aparte de lavar los trastes y los diversos utensilios de la cocina, el lavavajillas no se lava sólo, a pesar de que la máquina sí lo haga con el resto de los objetos. Las ráfagas de agua caliente y jabón para lavar los platos no pueden arrastrar los pequeños trozos de comida, grasa y residuos de jabón que se almacenan en la máquina.

Para ello, es necesario limpiarlo con desengrasante o cualquier limpiador de cocina, pues dejar que la suciedad se acumule con el tiempo puede hacer que el lavavajillas sea menos efectivo, además de emitir un olor indeseable.

Fuente: Noticieros Televisa

Comments are closed.