jueves, noviembre 26

Semarnat limita diálogo sobre el Tren Maya

0
235

La dependencia realiza solo una reunión pública de información en Champotón sobre el proyecto, en el que están involucrados 4 estados

Organizaciones civiles expresaron su enérgico rechazo al formato y condiciones que, en medio de la emergencia sanitaria por COVID-19, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) desarrolló una sola reunión pública de información en la ciudad de Champotón sobre el proyecto Tren Maya Fase 1.

Y es que el 27 de julio del 2020, la Semarnat convocó, “mañosamente”, a una reunión de información en la cabecera municipal del municipio campechano de Champotón, a los interesados en la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) de cuatro estados involucrados en el proyecto estrella del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, a celebrarse el tres de agosto pasado.

Las agrupaciones Articulación Yucatán, Asamblea de Defensores del Territorio Maya, Múuch’ Xínnbal, e Indignación, Promoción y Defensa de los Derechos Humanos, señalaron que la reunión es “un espacio que debe privilegiar la participación ciudadana, dado que es el único espacio legalmente regulado en marco del Proceso de Evaluación de Impacto Ambiental de la Semarnat”.

Ahí indicaron que “el promovente del proyecto, en este caso Fonatur Tren Maya, SA de CV, debe exponer clara y directamente al público el Proyecto Tren Maya, sus posibles impactos y riesgos ambientales, las medidas de prevención y mitigación que propone; y responder a las dudas y observaciones que le sean planteadas por los ciudadanos en cuanto a los aspectos técnicos y ambientales del proyecto”.

También, agregaron, “Semarnat, a través de la Dirección General de Riesgo e Impacto Ambiental (DGIRA), debe escuchar y recibir las observaciones y propuestas formuladas por los ciudadanos”.

Señalaron que el hecho de que Semarnat decida realizar una sola reunión de información sobre el proyecto Tren Maya Fase 1 en el municipio de Champotón, en el Estado de Campeche, donde ni siquiera se plantea una estación ferroviaria, reduce drásticamente el derecho de participación y de acceso a información clara y científica sobre los impactos ambientales del proyecto, tal y como lo marca el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, puesto que esta Fase 1 tendrá un área de influencia que abarca 45 municipios en los estados antes mencionados, con una alta representación de pueblos originarios.

“En el contexto de la pandemia de COVID-19 en México, que afecta la región de influencia del proyecto y especialmente las comunidades indígenas, las autoridades sanitarias han convocado a la población a mantenerse en casa. El hecho de convocar a una sola reunión en una ciudad lejana para varias comunidades afectadas, es un llamado a bajar la guardia y ponerlas en situación de riesgo”, advirtieron.

“La Semarnat está faltando al cumplimiento de los estándares internacionales de generar condiciones que aseguren una situación culturalmente adecuada en la cual, la población tenga acceso a la información acerca del Proyecto”, aseguraron.

“En conclusión, la reunión pública de información, tal y como la ha propuesto la Semarnat, queda reducida a un filo entre dos peligrosos abismos a los que la población afectada por este proyecto fue empujada: ya sea en el vacío de participación e información pública, o a correr un riesgo de contagio por coronavirus, al convocar a una reunión masiva que incluye personas de distintas regiones del país, sin mencionar el riesgo que se ha asumido para los habitantes de Champotón”, puntualizaron.

Fuente: Punto Medio

Leave a reply