viernes, mayo 24

Sepesca pide elevar la norma al peso de pulpo en Campeche

0
43

Mientras José del Carmen Rodríguez Vera, secretario de Pesca y Acuacultura (Sepesca), dio a conocer que el gobierno del estado solicitó a la Comisión Nacional de Pesca (Conapesca) elevar la calidad de norma que el pulpo maya tenga un peso mínimo de 450 gramos, dado que su talla es pequeña, pulperitas revelaron que sus ventas durante la actual temporada presentan altibajos, pues el producto es de talla chica, escasea y está sobrecotizado.

En entrevista con La Jornada Maya, Rodríguez Vera admitió que el pulpo maya del litoral campechano no alcanza la talla de 11 centímetros señalada por la norma oficial, pero sí cumple con los 450 gramos de peso mínimo para su comercialización.

Sin embargo, ante la falta de una regulación, la Sepesca ya solicitó elevar la norma el peso del octópodo para que los pescadores puedan comercializarlo sin problema.

Detalló que el pulpo denominado vulgaris que se da en las costas yucatecas sí alcanza la talla para comercialización, pero reiteró que se trata de una especie diferente al pulpo maya único del litoral campechano, que tiene la principal demanda en el mercado internacional.

Reconoció que, pese a los operativos permanentes, no se han realizado decomisos fuertes.

Pulperitas, con altibajos

Mientras tanto, las pulperitas que se instalan cada año en el malecón de esta capital coinciden en que sus ventas están con altibajos, debido a que el producto les llega de talla muy pequeña, en ocasiones no hay, y en consecuencia se cotiza entre 50 y hasta en 300 pesos.

El en el pulpo móvil de La Tía Milly, propiedad de Emiliana Hernández, se almacenan diariamente entre seis y 10 kilos del octópodo ya cocido, pero admite que en su mayoría son “arañitas”, debido a que ya no les surten pulpo grande y bonito porque ese ya tiene otro comercio y se vende hasta en 300 pesos el kilo.

Comenta que el kilo del octópodo a pie de playa les cuesta 120 pesos, “pero los malos tiempos han impedido que haya en abundancia, además de que están muy chiquitos y por eso la gente no los compra”.

Dijo que de 32 pulperitas que se instalaban en el malecón sólo sobrevive la mitad, debido a que el precio del pulpo cada día es más caro.

Fuente: La Jornada Maya

Comments are closed.