miércoles, marzo 3

Sheinbaum prepara el dedazo

0
800

Sheinbaum prepara el dedazo

Por Adrián Rueda

08 de Febrero de 2021

Como en los años dorados del PRI, Claudia Sheinbaum afina su dedo mágico para decir quiénes serán candidatos a un puesto de elección por Morena en la capital, sin importar qué digan las encuestas gansito de su partido.

Porque, a menos que tenga un oráculo o posea poderes adivinatorios, Sheinbaum ya hizo acuerdos con diversos actores políticos —todos de muy cuestionada moral—, como René Bejarano y Julio César El Nenuco Moreno, a quienes ya garantizó dos alcaldías y diputaciones.

¿Y a qué hora se hicieron las encuestas o la tómbola para poder acceder a una candidatura?

La clara violación a los estatutos y a los derechos de los militantes podría acarrear una cascada de impugnaciones, tipo como las que actualmente enfrenta Mario Delgado por hacer en el país lo mismo que pretende hacer Sheinbaum en la capital.

Si está claro que el proceso interno de Morena es pura simulación para legitimar el dedazo de la jefa de Gobierno, entonces por qué los morenos se prestan al jueguito de la funcionaria.

Y es que de la lista de aspirantes, Héctor García —gato de Claudia— supuestamente elegirá a cuatro por cada posición para sus fantasmagóricas encuestas, cuando en realidad los candidatos los definirá ella.

Pero la funcionaria no debe cantar victoria, pues su falta de pericia política y la nula capacidad de sus operadores puede provocar la caída de varios de sus candidatos o, peor aún, ocasionarle una dolorosa derrota electoral.

Se ha dedicado a comprar a los alcaldes de oposición —su última adquisición fue el de Milpa Alta, Octavio Rivero—, y ese juego personalísimo, que sólo beneficia a ella, ha ocasionado serias molestias en las bases morenas.

De entre todas las alcaldías, tiene especial interés en hacerse de Tlalpan, pues ahí gobernaron ella y su exesposo, Carlos Imaz —el que se llevaba a casa los dólares de Carlos Ahumada en bolsas del súper—, y que en 2018 fue obligada a dejar en manos de Patricia Aceves.

Ahí la jefa de Gobierno ha sufrido dos reveses recientes: el primero fue que le impusieron género y se vio obligada a bajar a su muchacho, Carlos Ulloa, a quien ya había placeado con recursos públicos incluso en plena pandemia.

El segundo revés vino de la propia alcaldesa, que por sus pantalones se inscribió para buscar la reelección, y como quiera ella tiene el control político y administrativo de la demarcación. Es muy vulnerable, pero ni modo que la jefa de Gobierno se vaya en contra de alguien de Morena.

Para contraatacar a la alcaldesa, Sheinbaum empuja a la diputada local Gabriela Osorio, quien tuvo el mal tino de promocionarse en bardas del colegio Rébsamen, que se derrumbó en los sismos de 2017 por anomalías en su construcción, matando a varios niños.

Éste es un tema muy sensible para la población y ha perseguido a Sheinbaum desde entonces, pues era delegada a cargo del personal que dio luz verde a las obras del colegio; mal inicio de su desconocida muchacha.

Por cierto, Osorio es una de las dos diputadas que acompañaban a Ulloa a repartir despensas en Tlalpan, cuando el exsecretario particular de la jefa de Gobierno soñaba con ser el candidato.

Claudia afina el dedazo… a ver si no le dislocan el índice.

Fuente: Excelsior

Leave a reply