jueves, enero 27

Si no nos mata el Covid, moriremos de hambre, dicen tianguistas

0
253

 

“Si no nos morimos de coronavirus, nos vamos a morir de hambre”, expresa Luis Martín Cruz Olguín, presidente del Frente Único de Tianguistas de la Tercera Edad, A.C.

Los tianguistas son uno de los grupos más afectados por la pandemia. Desde marzo, cuando se suspendieron los tianguis como medida sanitaria, esos vendedores se quedaron sin trabajo.

“Ya son cuatro meses para ser exactos (que no trabajamos) y es una situación demasiado difícil porque nosotros estamos al día. El trabajo es al día: si vendemos, comemos; si no vendemos, no comemos”.

Cruz Olguín asegura que decenas de tianguistas están en la misma situación, tan solo en la asociación que encabeza tiene registrado a 170, mientras que en la Unión de Tianguistas del Estado de Yucatán hay unos 120.

Ambas agrupaciones se unieron en busca de apoyo tanto en el gobierno del Estado como el Ayuntamiento de Mérida, pues a la fecha, asegura Cruz Olguín, no han recibido ninguna ayuda.

Aunque reconoce que sí les tocó despensa, ésta se distribuyó de manera general a todos los habitantes. En lo particular, “como tianguistas no nos han apoyado”.

En el Ayuntamiento les pidieron la relación de todos los tianguistas, incluyendo sus direcciones para brindarles despensas. “En eso estamos, pero es difícil reunirlo porque con esto (la pandemia) no se puede salir”.

Cruz Olguín calcula que para esta semana ya deben tener toda la documentación para presentarla a la Comuna y ver de qué manera los pueden apoyar. “Mientras más pronto, mejor”.

Donde no han recibido respuesta es en el gobierno estatal a pesar que la semana pasada enviaron un escrito solicitando apoyo, de lo cual informamos.

“Desde un principio le escribimos al señor gobernador diciéndole que teníamos un problema para comer y que si nos mata el coronavirus nos mata el hambre”.

Entre las peticiones está un apoyo económico de por lo menos 20,000 pesos. “Como esta situación de la enfermedad continuará, veo difícil que nos apoyen, pero lo seguiremos intentando”.

Y es que, dice, el recurso serviría para que los tianguistas levanten sus puestos cuando la pandemia se acabe, pues muchos ya se han gastado lo poco que tenían guardado para subsistir.

Cruz Olguín señala que desconoce cuál es la situación de la mayoría de sus agremiados, pero “hay gente muy pobre, gente de condición muy humilde. Un servidor, estamos con mis hijos que nos traen algo, pero hay gente que no tiene familia y está en una condición demasiado difícil”.

Fuente: Diario de Yucatán

Leave a reply