lunes, enero 18

Sitilpech, imán turístico

0
268

SITILPECH, Izamal.— En la fiesta anual de esta comisaría, la devoción al Cristo de la Exaltación se mezcla con el tradicional convivio donde el gremio anfitrión sirve tortillas hechas a mano, relleno negro, caldo de res y cochinita a sus invitados.

La feria anual de esta comisaría tiene la particularidad de que se centra en los festejos religiosos y no en las festividades populares.

En la plaza principal se instala la tradicional feria de juegos mecánicos, futbolitos y puestos de papas, frappés, marquesitas y otros, pero no se realizan corridas de toros ni bailes populares.

El núcleo de la fiesta son los tradicionales gremios.

Los festejos se iniciaron el domingo 26 en la tarde con la bajada de la imagen del Cristo en la iglesia de San Jerónimo, en el centro de esta comunidad, ubicada a 6.3 kilómetros de Izamal.

Durante 19 días, los devotos celebran con los gremios, que del lunes 27 al viernes 14 de septiembre entran a la iglesia para venerar al santo patrono.

Ajetreo

Un ir y venir de vecinos y visitantes se observa desde el lunes 27 en los predios anfitriones de los gremios.

El festejo de cada gremio del Cristo de la Exaltación dura casi dos días.

En el primer día del gremio, las mujeres llegan desde temprano para tortear las tortillas que se servirán a los invitados para degustar el relleno negro de pavo indio, caldo de res, cochinita, pancita; en algunas ocasiones frijol colado con manteca y otra veces barbacoa o lechón al horno.

En la tarde, acompañado de música de charanga y de la quema de voladores, el gremio sale del predio hacia la iglesia.

Al Cristo le lleva estandartes, pabellones, flores, arreglos florales, velas de cera de abeja decoradas con flores naturales o artificiales y otras ofrendas.

A las 7 de la noche se celebra la misa de entrada del gremio, cuyos socios agradecen los favores que el Cristo les concedió en el año.

Luego, primero a las puertas de la iglesia y después en los bajos del comisariado municipal, el gremio presenta la tradicional vaquería, en la cual no falta la danza de la cabeza de cochino.

Además, hay de quema fuegos artificiales multicolores, para alegría de propios y visitantes, que cada año llegan a conocer cómo se realiza un gremio tradicional.

Al día siguiente, el gremio regresa a la iglesia, donde le reza un rosario al Cristo.

Después, acompañado de nuevo con música de charanga y la quema de voladores sale con sus pabellones, estandartes y cabos de velas y camina en procesión al predio del socio que los guardará para el festejo del año próximo.

Ahí los socios obsequian vasos de horchata a quienes los acompañaron.

Por ejemplo, anteayer martes y ayer miércoles, el gremio de Agricultores entró y salió de la iglesia, así que fue el anfitrión de familias de vecinos y turistas.

Este año, el gremio fue organizado por la familia de los esposos Gaudencio Estrella Montejo y Socorro Chi, junto con los socios y junteros de la agrupación, quienes cumplieron un año más su promesa al Cristo de la Exaltación.

Fuente: Diario de Yucatán

Comments are closed.