martes, julio 7

“Solo hay para frijoles, pero hay para comer”

0
222

TZUCACAB.— “Solo hay para frijoles, pero hay para comer”, expresó Zoila Moo Martínez, de 63 años de edad, quien tiene que hacer malabares para sostener a sus 10 nietos que viven con ella porque sus hijas se los dejaron.

Zoila Moo, quien tiene su domicilio en la calle 25 con 42 de la colonia Esperanza, señaló que actualmente pasa serios problemas porque le hace falta de 800 a 1,000 palmas de guano para techar el cuarto donde duermen sus nietos, cuyas edades van de los 2 a los 12 años.

Aseguró que aunque por medio de la Sedesol le construyeron dos habitaciones y un baño, esta ayuda no es suficiente para acomodar a sus nietos y por eso le urge techar ese cuarto.

—Por lo pronto los niños duermen en casa de una de mis hijas, pero cuando termine el techado de ese cuarto regresarán a dormir a esa habitación, que está en construcción —abundó.

Enfermedad

Aseguró que ella es la responsable de sus 10 nietos, y dejó de trabajar en el campo para una empresa agrícola hace cuatro meses debido a que se enfermó.

—Antes trabajaba bien, pero ahora por la edad me enfermo muy a menudo —dijo Zoila Moo, quien agregó que, desde que se enfermó, uno de sus hijos trabaja para ayudarla y sus nietos salen a vender chicharrones.

—Aunque sea solo frijoles, pero hay para comer.

Ayer martes la adulta mayor y sus nietos recibieron la visita de José María Cimé, secretario de la asociación altruista “Much Tuu Kul”, quien les llevó una rosca de Reyes y, aunque con varios días de demora, la familia cortó el tradicional pan.—

Fuente: Diario de Yucatán

Comments are closed.