domingo, septiembre 22

Su triunfo es un suceso histórico

0
78

(AP).— La decisión de reconocer al rapero Kendrick Lamar con el Premio Pulitzer de música es un hecho histórico no solo para el hip hop y la música estadounidense, sino también para el mismo Pulitzer, que suele ser conservador, admite una integrante del jurado que seleccionó al disco “DAMN.” como finalista.

“Es algo grande para el hip hop. Creo que es grande para nuestro país. Es grande para la música. Pero es grande para los Pulitzer también. Las instituciones no están varadas en el tiempo. Las instituciones pueden cambiar”, dice Farah Jasmine Griffin, profesora de la Universidad de Columbia.

Anteayer el cantante hizo historia como el primer artista no clásico o de jazz que recibe la distinción desde que existe la categoría de música, en 1943. El solo hecho de tener a un rapero postulado fue considerado un avance impresionante para el Pulitzer, que suele honrar a creadores de formación clásica europea.

“Pensé que habría algo de molestia y resentimiento y que a algunas personas no iba a gustarles la idea, pero sorprendentemente no he oído mucho de eso”, dice Farah Jasmine, profesora de inglés y estudios afroamericanos.

Como punto de inflexión en la historia de la música fue calificada la decisión por Jetro Da Silva, profesor de la Universidad de Música de Berklee, que imparte clases de redacción y producción de hip hop. “Estamos en un momento de la Historia en que hay una nueva manera de analizar lo que se considera una contribución a la música. Los críticos se están preguntando qué significa realmente ser compositor y qué es una composición. El cielo es el límite”.

Además de Farah Jasmine, el jurado de este año incluyó al crítico musical David Hajdu, a la violinista Regina Carter, a Paul Cremo, de la Ópera Metropolitana, y al compositor David Lang.

El jurado escuchó unas 180 composiciones y deliberó por días antes de elegir a tres como finalistas: el álbum de Lamar, “Quartet” de Michael Gilbertson y “Sound from the Bench” de Ted Hearne. Incluir “DAMN.” en el grupo fue una decisión unánime.

“Todo el mundo esperaba que hubiera cierta resistencia. No la hubo”, admite Farah Jasmine. “Simplemente fue bienvenida por todos como una oportunidad de tener una conversación seria sobre el arte, sobre la obra de Lamar, pero también sobre qué constituye el tipo de música elegible para esto”.

Comments are closed.