jueves, agosto 22

Sube riesgo crediticio por menor PIB

0
161

La calificadora Moody’s advirtió que la contracción económica de 0.2% del PIB del primer trimestre del año, que sigue a dos trimestres de desaceleración del año pasado, es negativa para el riesgo crediticio del país en el corto plazo, debido a que podría disminuir los ingresos fiscales del gobierno, lo que obligaría a recortes adicionales al gasto.

Los recortes de gastos han permitido a las autoridades mantener sin cambio el objetivo de déficit fiscal federal de este año de 2.1% del PIB. Sin embargo, con los riesgos para el desempeño económico de este año inclinados a la baja, los ingresos del sector público pueden ser más bajos incluso que las estimaciones revisadas del gobierno, por lo que se requerirían recortes adicionales de gastos”, advirtió.

Expuso que una respuesta contracíclica de las autoridades podría desalentar el crecimiento de por sí ya lento, y con ello resultaría más difícil preservar su compromiso con la responsabilidad fiscal más allá de 2020, lo que mermaría a su vez la confianza de los inversionistas y la inversión de los negocios, pesando sobre las perspectivas a corto plazo de la economía.

En ese caso, al gobierno le resultaría más difícil cumplir con los objetivos establecidos en el presupuesto, lo que también obstaculizaría la preservación de su compromiso con la responsabilidad fiscal más allá de 2020”, advirtió la calificadora.

Subrayó que se dificultaría porque el gobierno busca equilibrar sus objetivos y continuar con el apoyo financiero a Pemex, con la ampliación de los programas sociales y el aumento en gasto de infraestructura, incluyendo la construcción de nuevas refinerías.

Destacó que si bien la situación es manejable en 2019-20, eventualmente generará tensiones entre su compromiso con la responsabilidad fiscal y otros objetivos de política, en ausencia de medidas generadoras de ingresos.

El gobierno ha descartado aumentar las tasas impositivas o crear nuevos impuestos al menos a la primera mitad del sexenio.

El pasado 30 de abril, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, (Inegi) publicó una estimación del crecimiento del PIB real para el primer trimestre de 2019 que muestra que la economía inesperadamente se contrajo un 0.2% sobre una base trimestral ajustada por estacionalidad. La contracción sigue a dos trimestres consecutivos de desaceleración del crecimiento (0.61% y 0.25% en el tercer y cuarto trimestres de 2018, respectivamente) y es crédito negativo porque pesará sobre los ingresos del gobierno y complica su agenda política”, detalló.

Por último, las preocupaciones sobre las prioridades de política, potencialmente conflictivas del Presidente socavan la confianza del mercado, amenazando con frenar aún más la inversión ya deprimida, lo que pesa sobre las perspectivas económicas de México”, añadió la firma.

OPTIMISMO OFICIAL

Funcionarios de Hacienda recientemente han dicho que confían en que la desaceleración de la economía registrada de enero a marzo de este año sea temporal y auguran una reactivación del crecimiento en la medida que los programas sociales se empiecen a reflejar en el consumo. “Nosotros seguimos considerando que este 1.3 por ciento de crecimiento en el primer trimestre es compatible con el crecimiento de 1.6 por ciento a lo largo del año, lo que garantizará los ingresos por impuestos y evitará una degradación del riesgo crediticio”, recalcaron.

LA NOTA

A3 es la calificación de riesgo crediticio de México para deuda en moneda extranjera de largo plazo.

Fuente: Excelsior

Leave a reply