miércoles, enero 20

Suecia le avisa al mundo: no hay señales de que ‘inmunidad de rebaño’ contenga la pandemia

0
397

 

La nación nórdica optó por apoyarse en la colaboración de la población que en los confinamientos para combatir el COVID-19. Las pruebas señalan que la estrategia no funcionó.

Hay poca evidencia de que la inmunidad colectiva este ayudando a Suecia a combatir el nuevo coronavirus, según el principal epidemiólogo del país.

“El tema de la inmunidad colectiva es complicado”, aceptó Anders Tegnell en una rueda de prensa realizada en Estocolmo el martes.

“No vemos señales de una inmunidad en la población que esté desacelerando la infección en este momento”, remarcó.

Los suecos han estado más expuestos al virus SARS-CoV-2 que sus vecinos de la región nórdica, y uno de cada tres habitantes de Estocolmo que se ha sometido a pruebas tiene anticuerpos, según cifras publicadas esta semana. Eso ocurre después de que el país optara por no implementar medidas de confinamiento, prefiriendo en su lugar apoyarse en medidas voluntarias.

Tegnell ya ha dicho que la inmunidad colectiva es difícil de cuantificar e incluso cuestionó las cifras oficiales. Las autoridades suecas han dejado en claro que la inmunidad no es un objetivo político, pero la exposición del país al virus lo convierte en un evidente caso de prueba para evaluar la teoría.

Estudio de la OCDE

En un estudio reciente de la Organización, Suecia se posicionó constantemente entre los países más afectados en Europa, en términos de las tasas de contagio y mortalidad relativa por COVID-19. También fue el más lento en contener la propagación.

Suecia se vio obligada hace poco a reajustar su estrategia contra el virus luego de que la tasa de casos diarios superara los 7 mil. En lo que el primer ministro, Stefan Lofven, calificó este mes como una medida “sin precedentes”, el Gobierno dictaminó que los suecos ya no podrán reunirse en público en grupos mayores de ocho personas. La venta de alcohol ahora también está prohibida después de las 22:00 horas.

En un poco común discurso televisado, Lofven suplicó el domingo a sus compatriotas que hagan más.

“La salud y la vida de las personas aún están en peligro, y ese peligro está aumentando”, afirmó.

La vacuna contra el nuevo coronavirus
Las nuevas restricciones se producen en medio de advertencias de que las camas de cuidados intensivos de Suecia se están ocupando rápidamente. Mientras tanto, las autoridades en el país advierten no colocar demasiada responsabilidad sobre una posible vacuna futura.

“Todavía vemos un aumento en los pacientes que necesitan atención y cuidados intensivos”, comentó Thomas Linden, jefe de departamento de la Junta Nacional de Salud y Bienestar de Suecia, en la sesión informativa del martes. “No se debe tomar el hecho de que faltan solo meses para una vacuna como una señal para ser descuidados con las medidas”.

“En una tercera ola, el sistema de atención médica estará aún más tenso de lo que ha estado hasta ahora”, indicó.

Fuente: El Financiero

Leave a reply