martes, diciembre 10

Susana Zabaleta, con sabor exótico

0
201

CIUDAD DE MÉXICO.-Susana Zabaleta es uno de los platos fuertes de la exclusiva experiencia en la que la gas­tronomía, el teatro y la músi­ca se fusionarán en un mismo espacio de degustación, sabo­res y sensaciones.

Dreams es el título de esta deliciosa conjunción de talen­tos, producida por Vale Con­tent y creada por Teatro Babel, que también protagonizan los chefs Jorge Vallejo, del restau­rante Quintonil, Edgar Núñez, del restaurante Sud 777, y Paco Ruano, del restaurante Alcalde.

El menú gastronómi­co y teatral se realiza en cin­co tiempos y en alrededor de 180 minutos. Los asistentes degustan, a través de cinco salas, los sabores de exquisi­tos platillos mientras son par­te de una historia teatralizada en la que se observa a Adela, la protagonista, en diferentes épocas.

Es así como la historia tea­tral, titulada Adela en cinco tiempos, hace un breve re­cuento del empoderamiento femenino en México.

“Es un proyecto escrito por Aurora Cano y Nicolás Alva­rado. ¡Es increíble! Son cinco salones en la hacienda que reciben a los espectadores, quienes tendrán un pasapor­te. Éste será sellado en cada habitación por la que pasan.

“Mi cuarto es de cabaret, de los años 20 o 30. Todo es en blanco y negro, porque es una perspectiva de aquella época. Es impresionante por­que el vestuario y los músicos; todo está tapizado de blanco y negro. Mientras vean el ca­baret habrá también una ex­periencia gastronómica y de bebidas. Están los mejores chefs de México que sirven los platillos. En este caso, la comida también es en blanco y negro, así que en mi cuarto habrá pulpo”, explicó Susa­na Zabaleta en entrevista con Excélsior.

La cantante, cuyo recien­te material discográfico se ti­tula Como la sal, detalló que las otras salas de la hacienda, ubicada en Avenida México 62, en la colonia Del Carmen Coyoacán, tendrán otros escenarios.

Una de ellas es la de El tren, en la que precisamente fue construido un tren de made­ra en la que estará Francisco I. Madero (1873-1913), de quien se decía abrazaba la doctri­na espiritista. Por tanto, habrá una sesión así, con el menú adecuado para la ocasión.

“También está el salón de los años 80 y no falta el del postre, el salón final, que es el del futuro y en el que todo tie­ne que ver con tecnología. Es una experiencia de principio a fin y que no tendrías en nin­gún otro momento”, acotó.

El cupo máximo por show es de 300 personas y las fe­chas anunciadas para tarjeta­habientes Mastercard World Elite y Platinum Mastercard son el 22 y 28 de febrero a las 19:30 horas, así como el 24 de febrero y el 3 de marzo a las 13:30 horas. Sin em­bargo, a partir del 21 de febrero inician las diez funciones planeadas hasta el momento.

Adela en cinco tiempos habla del empoderamiento de la mujer, de las cosas que les pasan a las mujeres. Está Adela niña, adolescente, la de los años 80, la del futuro. For­mar parte de esta experiencia me llena de orgullo, porque es totalmente diferente.

“Adela en el cabaret se ha­bla de una historia de amor, de engaño, de enamoramiento de la mujer. Es una mujer que ha entregado su vida al caba­ret y a cierta edad, llega otra y le quiere quitar el momento, el lugar y el amor. Es la historia de estas dos personas que se pelean por un hombre”, seña­ló Zabaleta.

La actriz opinó que el papel de la mujer en la sociedad ha cambiado y las mujeres que tienen cierto poder, también tienen res­ponsabilidad, por­que muchas dieron su vida por el voto y la libertad de expresión.

“Tenemos una gran responsabili­dad, pero nos falta mucho por hacer. Este camino que estamos andando nos va a lle­var a la equidad, esperemos que algún día funcione y le paguen lo mismo a una mu­jer que a un hombre, que ten­gan las mismas posibilidades y derechos. No queremos ser más, sino tener los mismos derechos”, afirmó.

MUY ABRAZADA

Por tercer año, la intérpre­te ofreció un abrazo literal a su público. En esta ocasión lo hizo el 14 de febrero en el Mu­seo Soumaya.

La respuesta fue contun­dente, pues sus seguidores hi­cieron fila y ella, sin palabras, simplemente los abrazó por un momento.

“Ha sido un agasajo, por­que abrazar a alguien es aceptarlo. No importa en qué condiciones venga, ni quién sea; no sabes nada de la per­sona que va a estar enfren­te de ti. Indiscutiblemente es una de las mejores cosas que he hecho. Es totalmente re­confortante abrazar a alguien.

“Se aprende de un abrazo, pues das lo que tienes y reci­bes lo que te dan. Eso es muy bonito.

“Alguna vez una niña de 14 años me dijo que nadie la había abrazado y comenzó a llorar. Se vuelve personal, pero yo no hablo, escucho”, concluyó.

Comments are closed.