viernes, diciembre 6

Taxistas confirman corrupción en IET

0
153

“En el Instituto de Transporte se cobra por todo”, señalan / Costo de 80 mil pesos para realizar trámites ha provocado la muerte de varios

CAMPECHE.- “Soldado Ryan, como le conocíamos, no era perita en dulce, pero era derecho con sus amigos taxistas. Ya había sufrido tres paros cardiacos y no era muy jovencito que se diga, por eso quería dejarle a su esposa su concesión. Nadie pensó que en su intento de hacer el trámite correspondiente iba a morir”.

El que relata el hecho es uno de los amigos de “Soldado Ryan”, un exchafirete que falleció sin cumplir su cometido de dejarle su principal posesión a la compañera de toda su vida. El caso es que –relata al reportero su compañero taxista- sabedor de que se trataba de un trámite ni tan complicado ni tan caro acudió a las instalaciones del Instituto Estatal del Transporte (IET).

Según se sabe, el taxista se entrevistó con un directivo del IET y al cabo de unos minutos de charla, “Soldado Ryan” salió encolerizado del despacho del burócrata.

Luego se sabría que el motivo del enojo del fallecido taxista se debió a que en el edificio del IET, ubicado en el Ah-Kim-Pech, le fue solicitada la cantidad de 70 mil pesos para poder realizar el trámite, ya que “había que pagar algunos ‘apoyos’ a varias personas, sobre todo a los altos jefes de la institución”.

Se asegura que en ese momento, en busca de respaldo, el fallecido chafirete hizo una llamada a uno de los directivos del Frente Unico de Trabajadores del Volante, pero su interlocutor únicamente le confirmó que tenía que aportar la cantidad de dinero que le fue solicitada.

En consecuencia, el indignado y veterano taxista salió de las instalaciones del IET y se dirigió a su vivienda, en donde su esposa lo recibió como siempre, únicamente para presenciar cómo éste sufriría el último y fatal infarto.

Lo más cruel del asunto es que, muerto el titular de la concesión del transporte urbano, los beneficiarios de la misma tuvieron que desembolsar más de los 70 mil pesos que le fue requerido al difunto, pues el sindicato de taxistas ni siquiera los apoyó decorosamente con los gastos funerarios.

El caso de “Amoroso”

El del taxista “Amoroso”, como le decían sus compañeros, es muy similar. Entrado en años y sabedor de que en cualquier momento La Parca llegaría por él, debido a que ya había sufrido varios infartos, quiso heredar su concesión a su hijo menor.

El caso fue similar al de Soldado Bryan. “Amoroso” también hizo el berrinche de su vida cuando funcionarios y dirigentes sindicalistas le dijeron que tenía que apoquinar por lo menos 80 mil pesos. En esta ocasión no todo de golpe, sino en dos pagos.

“Amoroso” no murió al instante. Sus familiares tuvieron que someterse al martirio de ver como la vida del veterano taxista se marchitó poco a poco, primero en el Hospital General, luego en una clínica particular. Hasta el día de hoy, sus deudos no han podido recibir el beneficio de la regularización de la concesión que él quería heredar.

“Corruptos, no pendejos”

El conductor de taxi que compartió al reportero los lamentables sucesos abordados, aseguró que todo lo que se ha publicado últimamente en los medios de comunicación sobre la corrupción en el IET “es verdad y se han quedado cortos”.

“En el IET se cobra por todo. Algunos trámites que incluso deben ser gratuitos o por los que debe pagarse una módica cantidad, no se realiza sino se paga un moche a los funcionarios.

“Por ejemplo, por la renovación de una concesión no se pagaba y luego se fijó un pago no oneroso, pero ahora quieren entre 5 y hasta 10 mil pesos. Sabedores de que el permiso está por vencerse, al concesionario le hacen dar vueltas y vueltas, hasta que él trámite queda extemporáneo, entonces es cuando te la aplican.

“Y qué puede hacer un concesionario si no tiene el apoyo de su sindicato, pues tiene que pagar. Ese es uno de los ingresos constantes de los funcionarios corruptos del IET”, puntualizó el entrevistado.

Fuente: PorEsto

 

 

 

Comments are closed.