domingo, agosto 9

Temor entre custodios

0
224

La ejecución de Benigno S. C., custodio del Cereso de esta ciudad, ha provocado miedo entre el personal carcelario y hasta del mismo director, quien ha solicitado escolta policíaca.

El mismo día en que el custodio fue atacado a balazos, el director operativo del Cereso, Marco Antonio O. M., presentó su renuncia y pidió ser reincorporado a la Policía Estatal Preventiva (PEP).

La situación de por sí crítica en el Cereso de Cancún, se ha agravado tras la ejecución del jefe de custodios Benigno S. C., quien fue atacado a balazos la mañana del jueves en la Región 227, cuando salía de su domicilio para ir a laborar al Cereso.

Habían pasado unas cuantas horas del ataque armado, cuando el director operativo del penal Marco Antonio O. M. presentó su renuncia al cargo, solicitando a la Secretaría de Seguridad Pública su reincorporación a las filas de la Policía Estatal Preventiva (PEP).

Según información que ha trascendido, el director operativo del Cereso conocido con el alias de “Chiquilín”, entraba mucho a hablar con los presos e incluso, en algunas ocasiones llegó a introducir productos destinados a algún reo.

Benigno S. C. era el jefe general de los 24 custodios asignados al Cereso, el cual alberga a más de mil internos.

Por si la cifra no fuera suficiente, son sólo 12 custodios por turno y durante la madrugada el Cereso queda en manos de sólo seis, pues el resto se va a dormir.

Después de la ejecución del jefe de custodios, una “narcomanta” fue dejada frente a la Guarnición Militar, en la que se señalaba al director del Cereso Adrián López Valenzuela y uno de sus comandantes de nombre Fernando; de pertenecer a la “narconómina” de dos reos, amenazándolos con ser los siguientes: “Síganle pagando a los custodios. Los vamos a matar, eso les va a pasar si siguen agarrando su nómina de Reyner y Toni. Siguen ustedes director Jorge Adrián López y comandante Fernando. Atte. La mera verga” (sic).

Fue por esta amenaza directa de muerte, que el director del Cereso de esta ciudad, solicitó que le fuera asignada escolta policíaca, por temor a que dichas amenazas lleguen a cumplirse.

Mientras tanto, la situación en el Cereso transcurre en tensa calma, ante el temor de que alguien más del personal carcelario sea atacado.

Fuente: PorEsto

 

Comments are closed.