domingo, noviembre 29

Temporal azota a la playa

0
304

PROGRESO.— Una turbonada, que alcanzó vientos de hasta 80 kilómetros por hora y fuertes marejadas en alta mar, sorprendió a cientos de pulperos, los obligó a suspender la pesca del molusco y emprender apurado retorno a las costas para evitar naufragios.

El meteoro, que estuvo acompañado también de fuerte y prolongado aguacero, hizo huir de la playa a los numerosos paseantes que llegaron para pasar el día; muchos abordaron sus vehículos y regresaron a Mérida, otros se quedaron en los restaurantes del malecón.

La turbonada azotó ayer poco antes de las tres de la tarde. Es el segundo meteoro que azota en lo que va del mes, pues el pasado miércoles 8 hubo otro por la tarde y sorprendió a los pulperos en actividad.

El ribereño Francisco Tamayo Balam, quien junto con una decena de pescadores arribó a las 3:15 a la playa en el oriente del malecón donde tienen su base, luego de subir su lancha a la playa y ponerla a resguardo de las marejadas explicó que poco antes de las tres de la tarde de pronto se comenzó a nublar, una fría corriente de viento se sintió, presagio de turbonada.

—Apurados recogimos cordeles, subimos alijos y enfilamos a la costa, pues sabíamos que en cualquier momento azotaría la turbonada, el mar ya se había revuelto con las marejadas, así que debido a que no estábamos pescando lejos llegamos a la playa cuando el temporal estaba azotando.

Otras lanchas pulperas arribaron después a la playa, en el momento en que la turbonada azotaba; a una embarcación menor las marejadas le movieron el motor, el cual se desprendió. Por fortuna, cayó dentro de la lancha que estaba a cinco metros de la playa; los pescadores arribaron sin problema.

Los demás pulperos suspendieron la captura del molusco y con la potencia de los motores de fuera de borda enfilaron a la costa en medio del fuerte oleaje y el aguacero que cayó a las 15:15 horas y continuaba hasta las cinco de la tarde.

En el malecón, la turbonada hizo volar mesas y sillas de plástico; los meseros corrieron apurados a rescatarlas y amarrar los toldos que se podían caer por la fuerza de los vientos.

En medio de la lluvia, algunas familias de visitantes permanecieron bajo las palapas del malecón, terminaron de comer pescado frito y cebiches. Las calles de la ciudad quedaron inundadas por el aguacero, que estuvo acompañado de relámpagos, las cuales ocasionaron momentáneas interrupciones eléctricas.

De acuerdo con un comunicado del Servicio Meteorológico Nacional, la onda tropical número 28 se extenderá hoy sobre el occidente del país, mientras que una onda corta (en niveles medios de la atmósfera) se localizará en el sureste de la República y una zona de inestabilidad (divergencia en altura) cubrirá el noroeste de México. Dichos sistemas estarán apoyados con el abundante ingreso de aire cálido y húmedo del Océano Pacífico y Golfo de México, ocasionando el desarrollo de nubes de tormenta en gran parte del territorio nacional.

Este fenómeno generará lluvias con intervalos de chubascos (5.1 a 25 mm) en zonas de Tamaulipas, Zacatecas, San Luis Potosí, Querétaro, Hidalgo, Tlaxcala, Ciudad de México, Colima, Yucatán y Quintana Roo.

A partir de mañana la onda tropical 28 dejará de afectar al país; se prevé que en el transcurso del día una nueva onda tropical ingrese a la Península de Yucatán y avance hacia el oeste, recorriendo la Península el lunes y el sureste mexicano el martes.

Fuente: Diario de Yucatán

Comments are closed.