Tesoro en el malecón

0
34

Las costas de Campeche son una zona histórica, un tesoro arqueológico de información: INAH / Hallan en trabajos de prospección cerámica del siglo XIX y tejas de Marsella, entre otros / Desde aquí salían barcos de construcción como parte de la Flota de la Nueva España

CAMPECHE, Cam., 17 de enero.- Entre los objetos hallado en los trabajos de prospección en la zona del malecón, en el tramo del monumento a “Justo Sierra Méndez” hacia el balneario popular, se encuentran piezas de cerámica del siglo XIX, quillas de barco que se deben analizar si son anteriores del siglo XIX, así como tejas francesas, informó la responsable de la subdirección de Arqueología Subacuática en la Península de Yucatán del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Helena Barba Meicneke.

El Diario de la Dignidad, la Identidad y la Soberanía informó de la presencia de buzos en esta área del malecón y del interés que despertó para los ciudadanos que transitaron por esta región de la ciudad.

En entrevista sobre las acciones que llevan a cabo en este sitio del malecón, explicó que la Secretaría de Desarrollo Urbano, Obras Públicas e Infraestructura (Seduopi) solicitó al INAH un estudio de prospección, pero al ser en la zona marina y no en la terrestre, se le canalizó a la Subdirección de Arqueología Subacuática.

Detalló que la prospección se hace (este fin de semana deben concluir) “de la línea que va a ser rellenada y diez metros más de un área en donde estuvo el muelle antiguo de Campeche”.

Incluso destacó que esta región tiene una trascendencia ya que aún se expresa fácil, “pero es una zona histórica de mucha importancia porque desde aquí salían barcos de construcción local que llegaron incluso a formar parte de la Flota de la Nueva España”.

En su traslado estos barcos iban cargados de “metales preciosos como la plata, productos locales y que llegaron a surcar todo el Atlántico y el Caribe”, artículos que eran sumamente apreciados por el cargamento que transportaban hacia Europa, básicamente a España.

De las acciones arqueológicas que realizan explicó que “se basa en la prospección con detectómetro, magnetómetro portátil, de tal suerte que todos los elementos ferrosos se van detectando, previa cuadrícula de 25 por 25 centímetros para llevar un control de todo aquel material que va a ser localizado”.

Además, “cuando el detector emite una señal de algún elemento ferroso hacemos una micro-excavación de 1.50 centímetros por 50 para saber exactamente qué hay por debajo del lino o de la arena”.

Añadió que durante la inspección ya se encontraron elementos como madera y cerámica, “que si bien el aparato no los detecta como tal, se pueden localizar mediante el buceo y como ésta en las partes menos profundas con el snorkel”.

En el área inspeccionada dijo que se “van poniendo boyas con números en los cuadrantes y esos números pasan al sistema de información geográfico y se van haciendo los planos de donde se encuentran” el material, la cerámica, la madera y se van definiendo las zonas.

“Tesoro” de información en malecón de Campeche

Planteó que “hay zonas que son basureros antiguos que se han convertido en basureros modernos, digamos, pero son fuentes de información muy importantes para la arqueología”.

De los objetos encontrados precisó que ha sido “cerámica del siglo XIX, igual que las famosas tejas de Marsella muy comunes en la región, pero muy importantes porque se cargaban a bordo de los buques y generalmente es lo que se encuentra en un lugar de astillero en un puerto”.

Añadió que también se encontró madera de quillas de barcos, por lo que “tenemos que datar si son anteriores al siglo XIX”, aunque consideró que sí “debe de haber”.

Al referirse a esta zona como la zona de construcción de embarcaciones del puerto, enfatizó que “cuando hablo de un astillero importante estoy hablando de una infraestructura asociada también, creemos que en el área muy cercana se encontraba el astillero desde donde botaban, galotas, bergantines, para navegar hacia el Atlántico y el Caribe”.

Esta zona, enfatizó, era donde se construían los barcos campechanos, aunque también expresó que se tienen “barcos que venían de fuera, como el que conocemos como Lola, que es de afiliación francesa, que llegó al puerto durante el siglo XIX, un vapor de los pocos que quedan de tipo paleta y con calderas, con sus calderas, pero que ya contaban con propela”.

Del personal que laboró durante tres semanas desglosó que fueron tres buzos, así como alumnos de la carrera de arqueología de la Universidad Autónoma de Yucatán y quienes realizan su servicio social de las carreras de arquitectura e ingeniería del Instituto Tecnológico de Campeche.

Fuente: PorEsto

 

Comments are closed.