martes, junio 18

Tren maya no sería viable si el país está en “bancarrota”

0
152

Por Yucatán a la Mano.

Mérida, Yucatán a 21 de Septiembre del 2018.- El Investigador de la Cultura Maya de Yucatán, Freddy Poot Sosa declaró que el tren maya, más que un proyecto viable del próximo Gobierno Federal, sería más bien una ocurrencia del Presidente Electo de México, Andrés Manuel López Obrador quien aún no toma posesión de su cargo y ni sabe el presupuesto con que contará ni la situación económica que tenga que enfrentar.

Dijo que no es mal proyecto, pero la cuestión es que haya los suficientes recursos para que sea realidad porque sería una inversión de miles de millones de pesos y de donde va a obtener el dinero porque el presupuesto a manejar el próximo año no le daría muchas ventajas al próximo Gobierno Federal.

Añadió que en el Gobierno de Ivonne Ortega Pacheco se promocionó el tren rápido y quedó en “tren fantasma”, luego el Presidente de México Enrique Peña Nieto quiso impulsar el tren traspeninsular que también quedó como “tren fantasma”; a ver cuál será el futuro del tren maya, a ver si es realidad o será un tercer “tren fantasma”.

Puntualizó que para llevar a cabo esa obra se tiene que analizar si al turista le convendría recorrer zonas arqueológicas en tren cuyo viaje sería más largo que movilizarse en autobús o vehículo; además, no han platicado con los campesinos, ejidatarios para la compra de sus terrenos por donde estarían las vías del tren.

Consideró que si el Presidente Electo de México, Andrés Manuel López Obrador está declarando que el país está en bancarrota, está sumido en crisis económico y no hay recurso para trabajar, dónde va a obtener el dinero para terminar el nuevo Aeropuerto Internacional de México e impulsar el tren maya que desde luego, de lograrse, dinamizaría al Estado; beneficiaría a los pueblos indígenas por donde cruzaría la locomotora.

“El problema de los políticos mexicanos es que cuando quieren el poder ofrecen tantas cosas y tienen ocurrencias que cuando ya tienen el cargo, ven las cosas diferentes; comprenden que no es lo mismo -ladrar que morder-, se enfrentan a presupuestos muy complicados que no les permite llevar a cabo grandes obras”, finalizó.

Comments are closed.