sábado, diciembre 7

Tu estatura podría determinar si tienes riesgo de cáncer de ovario

0
780

Eres alta o bajita? Por increíble que parezca, tu estatura podría ser un indicador de la presencia de cáncer de ovario.

Así lo descubrieron investigadores de la Universidad de Oxford en un estudio donde sostienen que la estatura eleva el riesgo de cáncer ovárico, es decir, las mujeres altas son más propensas a padecer esta neoplasia, que aquellas que miden menos de 1.65 centímetros.

El estudio publicado en la revista PLoS Medicine detalla que la obesidad es otro de los factores que incrementa el riesgo de cáncer ovárico, pero depende si la persona ha usado una terapia de remplazo hormonal.

Para confirmar ambos factores de riesgo, los científicos analizaron los datos de 47 estudios epidemiológicos que se realizaron en 14 países, donde participaron 25 mil mujeres con cáncer de ovario y más de 80 mil que estaban completamente sanas.

En los resultados, los investigadores detectaron que por cada cinco centímetros más de altura, el riesgo de cáncer ovárico crece en un 7%, es decir, una mujer que mide 1.65 centímetros tiene un riesgo de 14% mayor a la que mide 1.55 cm.

De acuerdo con el doctor Gillian Reeves, de la Cancer Epidemiology Unit, de la Universidad de Oxford, detalla que la asociación de la altura con este tipo de neoplasia se debe al incremento de los niveles de insulina; sin embargo, aún se realizarán otros estudios para conocer más causas.

¿Obesidad eleva riesgo de cáncer ovárico?

Científicos señalan que las mujeres que nunca han utilizado una terapia de remplazo hormonal registran un aumento en el riesgo de cáncer ovárico al aumentar su Índice de Masa Corporal (IMC).

En el estudio se especifica que las causas son los niveles de estrógeno en las mujeres, los cuales se relacionan con la cantidad de grasa en el cuerpo.

A pesar de que aún se aclararán las causas de esta relación, los especialistas recomiendan llevar una dieta equilibrada y realizar ejercicio para gozar de una buena salud.

El cáncer de ovario es un tumor maligno que nace en cualquiera de las partes del ovario.

El ovario es un órgano muy complejo que puede ser asiento de numerosos tumores de muy distinto rango morfológico, algunos de los cuales están dotados de función hormonal, lo que justifica la gran variedad de clasificaciones del cáncer de ovario.

La ubicación más frecuente del cáncer de ovario es en el epitelio que recubre al ovario. El riesgo de contraer cáncer de ovario correlaciona directamente con anomalías en los genes BRCA1 y BRCA2.

Causas y factores de riesgo

Su etiología es desconocida, pero se sabe que se necesitan múltiples factores y que se suelen producir a partir de la transformación maligna del epitelio de la superficie ovárica.

Es más frecuente en nulíparas apoyado en la hipótesis de la ovulación incesante y del efecto protector de los anovulatorios y los embarazos.

Existe un factor genético hereditario que se conoce como cáncer de ovario familiar o hereditario (entre un 5 y 10% tienen este componente), también hay autores que recomiendan una quimio-prevención con anticonceptivos hormonales orales en estas mujeres con factor hereditario durante un periodo igual o superior a 6 años.

El cáncer de ovario es curable si se detecta a tiempo. El riesgo de que se presente empieza a los 45 años de edad.

Síntomas

Causa molestia en la parte baja del abdomen, distensión abdominal, dificultad para comer, dolor pélvico y en la espalda.

En México, el cáncer de ovario ocupa el tercer lugar en mortalidad por neoplasias en la población adulta femenina, después del de mama y cérvico uterino, debido a que en más de la mitad de las pacientes se detecta en etapas avanzadas.

La falta de síntomas en las fases iniciales del tumor complica su detección oportuna, por lo que pueden transcurrir de seis meses a un año para su diagnóstico.

Al inicio suele confundirse con una colitis, porque causa molestia en la parte baja del abdomen, leve, tolerable, permanente, parecido a una colitis, acompañada de distensión abdominal, sensación de llenura, dificultad para comer, dolor pélvico y en la espalda que empeora con el tiempo y sensación de evacuar.

Conforme avanza, hay aumento en el volumen del abdomen, saciedad, aumento de peso, dolor abdominal y en ocasiones, sangrado vaginal anormal.

El cáncer de ovario es de rápido crecimiento y diseminación, por lo que dos de cada tres mujeres mueren antes de los cinco años a partir del diagnóstico.

Este tipo de cáncer se clasifica en cuatro etapas, en I y II hay amplias posibilidades de curación, pero en la etapa tres ya se diseminó en forma de semillas al peritoneo y sólo una de cada cuatro mujeres se cura.

Diagnóstico

La prueba de Papanicolaou no diagnostica el cáncer de ovario, sólo el cérvico uterino, por lo que su detección debe ser con ultrasonido pélvico o transvaginal con método dopler que permite distinguir alteraciones, así como el estudio de determinación de marcador tumoral antígeno CA125. Éste debe realizarse a los 45 años de edad o en la perimenopausia, y de preferencia dos veces al año, pero quienes tienen factores de riesgo deben practicarse este estudio cada tres meses.

Tienen más posibilidad de padecer cáncer de ovario las mujeres que tuvieron cáncer de mama, que tienen familiares directos como la madre o la abuela con cualquiera de los dos cánceres, quienes se someten a estudios de fertilización para procrear hijos o las que no tuvieron descendencia.

Tratamiento

Consiste en quimioterapia y cirugía para extraer los ovarios. Ésta debe realizarla un cirujano oncólogo o un cirujano, además de una revisión profunda de la cavidad peritoneal, del bazo, diafragma, superficie hepática y piso pélvico, entre otros órganos.

Las mujeres deben de realizarse el estudio diagnóstico, ya que aún con el tratamiento óptimo, en etapa avanzada de la enfermedad hasta 95% de los casos tienen probabilidad de recaída.

Fuente: Salud180.com

Leave a reply