viernes, julio 10

Una drástica baja en las pesquerías más tradicionales

0
2841

La gradual reducción en los productos marítimos capturados en Progreso en los últimos 10 años ha prendido los focos rojos en pescadores y autoridades marítimas del puerto.

“La situación es preocupante porque cada año vamos a la baja en los volúmenes de captura, el mero cada día es más difícil pescar cerca de la costa y los volúmenes de captura han bajado significativamente en los últimos tres años”, comentó el director de Pesca de Progreso, Roger Antonio Gómez Ortegón.

El funcionario habló también del caso del pulpo, cuya captura bajó en 2019 en comparación con 2018, y del pepino de mar, aunque los volúmenes de captura no son de temporada abierta, también son bajos, lo mismo que la pesquería de langosta.

“Todo esto ha prendido focos rojos en los volúmenes de captura”, alertó el funcionario municipal.

Por el contrario destacó que hay especies subvaloradas que tienen gran demanda en otros lugares y se pueden trabajar, como el carito, el bonito, canané, rubia, pargo, cazón, robalo, las cuales, aunque son por temporadas han perdido valor agregado.

El caso del pez león

Indicó que incluso se quiere incursionar en la captura del pez león, que es un depredador natural de los arrecifes, para buscarle una cadena comercial y sea valorado al igual que algunas otras especies.

Gómez Ortegón reconoció que lo más común de la pesca progreseña es ya cada vez más difícil de capturar, situación que es preocupante, mantiene los focos rojos y es digno, necesario y urgente de hacer un análisis para realizar algunos cambios en los volúmenes de captura.

¿Cuánto se capturaba de mero hace tres años y cuánto ahora?

Este 2019 fueron 3,336 toneladas de mero, en comparación con casi 5,000 de 2018. Los volúmenes casi siempre han ido a la baja, vamos a ver cómo nos irá este 2020, pero hay preocupación en el sector pesquero, porque no se había visto una escasez tan marcada de mero y langosta en nuestra costa.

Hace cuatro o cinco años podíamos hablar hasta de 7,000 toneladas de mero, como 50 por ciento ha bajado la captura, ha sido impactante la escasez.

¿Cuáles son los cinco productos marítimos principales de Progreso?

En derrama económica el primer lugar es el pulpo, en 2018 fue histórica la derrama económica que dejó ese producto, fue un año récord de captura 35,500 toneladas en 2018 con derrama económica de 2,200 millones de pesos. Es el principal generador de recursos.

Le siguen el mero, no tengo los números de la derrama económica porque varían los números. La ley de la oferta y la demanda hace fluctuar los precios.

En importancia son: pulpo, mero, langosta, pepino de mar. Son las cuatro principales pesquerías. Las otras son subvaloradas.

El camarón no es una gran pesquería de nuestros litorales, son más del Pacífico y la parte alta del Golfo.

El funcionario explicó que la demanda que tiene el mero es por su calidad, su carne y su rendimiento para hacer los cortes de filete.

¿Qué se hace para elevar la demanda o quitar de la zona de peligro esas especies?

“Lo principal es la concientización, el respeto a las tallas, a las vedas y trabajar en temas con las nuevas generaciones, la pesca sustentable, porque debe haber respeto a las vedas, respetar los tiempos de reproducción, no capturar especies con tallas menores a los 33 centímetros, es la talla mínima.

Como ya es un problema grave requerimos medidas más fuertes, programas estratégicos, como ya hizo en el norte del país, en Baja California se han manejado programas estratégicos para el aumento de algunas especies.

“Necesitaríamos en estas especies trabajar con el Cinvestav y otras instituciones en programas muy específicos, en este caso darles un descanso conlleva un tema económico que no sé si lo aguante alguna programa.

“El mero está en focos rojos, el pulpo se ha levantado un poco pero… el pulpo a veces se mueve.

¿Qué porcentaje de pesca se envía fuera del Estado?

-Dependiendo de la especie, por ahora hay una enorme demanda del pulpo yucateco a nivel nacional, el pulpo maya. Podemos mencionar un 75 u 80% de consumo local o nacional y el otro 20% por ciento es para fuera: Europa o Asia.

“El mero es de exportación, Estados Unidos es un gran consumidor.

El pepino de mar en su mayoría se envía a Asia y parte de Estados Unidos. Su sabor es una mezcla entre caracol y pulpo, pero no estamos acostumbrados y el cerebro como que no reconoce el sabor. Los asiáticos la forma en que lo guisan le dan el plus, los condimentos, las especies que usan, utilizan mucho jengibre, soya.

¿Se podría “Yucatequizar” el pepino de mar?

-Lo veo difícil, porque el yucateco no tiene esa costumbre de consumirlo. La gente local nunca tuvo demanda por el producto, por eso no aparece en la cocina yucateca del mar, a pesar de que siempre han habido, toneladas en el mar.

-Se empezó a decir que los chinos lo compran por afrodisiaco y también por medicinal. En Asia dividen la parte que se come y la parte medicinal, la secan, la raspan y la vuelven polvo en cápsula y al precio que se paga al productor, que es por kilos, ahí amplía en tres o cuatro veces su valor, porque lo venden por pieza. Le dan ahí un plus.

-Un guiso de pepino de mar si acaso tiene una o dos piezas.

Fuente: Diario de Yucatán

Leave a reply