miércoles, septiembre 30

Urge cambiar diseño de vivienda de Mérida para mitigar efectos del calor: experto

0
403

Una casa que ocupa más del 70 por ciento del terreno, lo que deja sin espacio para tener árboles, aunado que alrededor del predio no hay vegetación, habla de un mal diseño en cuanto a las viviendas, factor determinante para el efecto de calor urbano que se da en Mérida, opinan expertos.

La estructura de la ciudad, el diseño y morfología de los barrios, la poca concentración de vegetación y áreas verdes alrededor de los predios y el tipo de material de las casas, influyen en la concentración de calentamiento urbano que se genera en Mérida, revela un estudio de James Biles, profesor-investigador de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY) e Integrante del Instituto de Docencia y Análisis Geográficos, Ambientales y Regionales (Indagar).

El doctor en geografía realizó el estudio Urbanización y la geografía del calentamiento urbano en áreas residenciales de una ciudad latinoamericana: El caso de Mérida, Yucatán y platicó vía skpe, con La Jornada Maya sobre algunos datos del mismo.

El auge de los desarrollos habitacionales ocasionan una “drástica” reducción de la vegetación nativa, lo que ocasiona “islas de calor”, puntos de la ciudad donde la temperatura sube más que el resto, sobre todo en fraccionamientos nuevos y grandes como Los Héroes, Las Américas y Ciudad Caucel, por lo que las autoridades deberían regular de manera más estricta su expansión, pues acaban con mucha vegetación. Pareciera que el desarrollo económico está por encima del bienestar ecológico, ambiental y social, manifestó en días pasados Gustavo Monforte Méndez, integrante de la Red Ciudadana por la Sostenibilidad en Yucatán.

El cambio climático es un hecho, y en diez o 20 años las temperaturas en Yucatán y Mérida van a aumentar, advirtió James Biles, por lo que tienen que actuar ahora para evitar que este problema sea grave.
Para atacar el problema del calentamiento urbano en la ciudad, indicó que se deben atender estos factores, y que no sólo se solucione proponiendo azoteas verdes o plantando árboles. Los servidores públicos y actores de gobiernos, los ciudadanos y desarrolladores de vivienda tienen que colaborar para tratar este tema, subrayó.

Para James es importante cambiar el diseño de la ciudad para que se pueda mitigar los efectos del calor, también se necesita un modelo de vivienda que sea propicia para el entorno. No se puede concebir en el estado el mismo tipo de casa que se construye en el centro del país, o en el norte, se tiene que desarrollar vivienda que encaje con el entorno y su clima y la geografía propia de Yucatán.

Aunado a esto, añadió que la ciudadanía tiene que entender que debe cambiar el tipo de vivienda, el tipo de materiales de construcción, nuevas tecnologías. Pues actualmente, precisó, muchas de las casas en Mérida se construyen en “chiquilotes” de 8 por 20 metros, y no hay espacio ni para un árbol. “Este tipo de viviendas no es propicia para mitigar los efectos del calor”, reiteró y manifestó que debe haber vegetación y árboles dentro del predio y a su alrededor.

En su estudio encontraron que las casas de la zona de vivienda consolidada, que abarcan colonias como La Alemán y Carranza, tienden a tener temperaturas más altas y donde hay ligeramente más bajas son las zonas de crecimiento in sutu, como en el noreste de Mérida, es decir, la colonia Maya, Altabrisa, Jardines del Norte, así como en colonias del oriente y sur: Leandro Valle, Santa María Chí, Emiliano Zapata Oriente, entre otras.

 

Fuente: La Jornada Maya

Leave a reply