sábado, noviembre 27

Uvas: estas son sus propiedades para mejorar la salud de los pulmones

0
130

Esta variedad de frutos rojos es rica en antioxidantes que benefician el sistema inmune.

Los pulmones son un par de órganos que aparentan una forma de pirámide y que están alojados al interior del pecho, los cuales permiten que el cuerpo tome oxígeno del aire, siendo vitales para el funcionamiento de los seres vivos.

Cuando las personas inhalan aire, ingresa oxígeno al cuerpo, cuando exhalan, el organismo se encarga de sacar dióxido de carbono, proceso necesario para que haya vida. Mediante este proceso, los pulmones hacen que ingrese el oxígeno a la sangre y, mediante un proceso llamado intercambio de gases, eliminan el dióxido de carbono cuando se exhala.

Además de los pulmones, el sistema respiratorio incluye vías respiratorias, músculos, vasos sanguíneos y tejidos que ayudan a hacer posible la respiración. Este último proceso –respirar– es controlado por el cerebro, en función de la necesidad de oxígeno del cuerpo.

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI, por sus siglas en inglés) de Estados unidos explica que el daño, la infección o la inflamación de los pulmones o las vías respiratorias, o ambos, puede provocar las siguientes condiciones: Síndrome de dificultad respiratoria, enfermedades pulmonares relacionadas con el asbesto, asma, atelectasis, bronquitis, EPOC, neumonitis por hipersensibilidad, fibrosis pulmonar idiopática, trastornos pleurales, neumonía, discinesia ciliar primaria, sarcoidosis y apnea del sueño.

El cuidado de estos órganos debe estar entre el listado de prioridades de todo ser humano. Una dieta saludable, ejercicio regular y evitar el consumo de cigarrillo son algunos de los factores que pueden contribuir con este propósito.

Javier Martínez, nutricionista del Policlínico HM Moraleja (Madrid, España) y creador del método Equidieta, asegura que el consumo de una dieta rica en antioxidantes naturales es fundamental para reducir la inflamación, reforzar el sistema inmune y prevenir el envejecimiento celular que lo debilita, especialmente en el caso de los adultos mayores.

Verduras como pimientos, brócoli, coliflor, calabaza y cebolla; frutas como zanahoria, naranja, melocotón, mandarina, tomate, sandía, papaya, naranja, kiwi, limón, melón, fresas, moras, arándanos, manzanas y uvas; el aceite de oliva virgen, el té verde y blanco, y el café son ricos en antioxidantes.

En línea con lo anterior, el diario deportivo digital Deporpress, explica las uvas pueden ayudar a mejorar la salud pulmonar, gracias a su contenido de flavonoles, una clase de flavonoides que poseen propiedades antioxidantes, las cuales benefician al organismo.

De acuerdo con García-Larsen, profesora asistente de nutrición humana en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de la Universidad de Johns Hopkins (Baltimore), citada por HealthDay News, “los alimentos ricos en flavonoides antocianinas podrían proteger los pulmones mediante sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, las cuales se han demostrado extensamente en estudios experimentales”.

Deporpress agrega que este alimento que hace parte del grupo de los frutos rojos está compuesto en un 80 % por agua y fibra, los cuales tienen un efecto diurético en el organismo, ayudando a eliminar las toxinas. Asimismo, son ricas en ácido fólico, una vitamina del complejo B que interviene en el proceso de formación de glóbulos rojos y blancos, especialmente en los anticuerpos, brindando beneficios directos al sistema inmunológico. Lo anterior, advierte la publicación, si se consumen uvas de forma regular.

Aumentar el consumo de omega 3

Los ácidos grasos omega 3 son componentes importantes de las membranas que rodean cada célula en el organismo, por lo cual la importancia de su consumo. El Instituto Nacional de Salud de Estados unidos (NIH, por su sigla en inglés) destaca que estos ácidos se encuentran en el pescado y otros mariscos (especialmente pescados grasos de agua fría, como salmón, caballa, atún, arenques, y sardinas); alimentos fortificados (como ciertas marcas de huevos, yogur, jugos, leche, bebidas de soya y fórmula infantil); nueces y semillas (como semillas de linaza, de chía y nueces negras), y aceites de plantas (como aceite de linaza, aceite de soya y aceite de canola).

Fuente: Semana

Leave a reply