martes, junio 18

Venados saca importante victoria en el “Carlos Iturralde” 3-1 a Murciélagos

0
76

El verde le sienta bien al conjunto astado. Venados FC derrotó por marcador de 3-1 a Murciélagos de Los Mochis en partido correspondiente a la fecha 2 del Clausura 2018 del Ascenso Bancomer.

El encuentro inició movido. Pintados de verde, con el uniforme de la edición especial conmemorativa al campeonato del torneo de Invierno del 98, los astados pusieron calor a las acciones en una noche de 19° C que se sintió de menos temperatura. El frío no fue pretexto para la afición que entró en buen número a las gradas del estadio Carlos Iturralde Rivero para ver cómo su equipo paseaba el balón por todos los rincones del campo y generaba peligro en el área rival.

Fue una combinación por la banda izquierda, desde la zona defensiva, que los argentinos Gabriel Báez y Leandro Navarro tocaron de primera intención para filtrar un pase que Omar Islas lanzó en centro para Aldo Polo. El cabezazo del capitán Polo fue desviado entre el brazo y el hombro por un defensor y destapó las gargantas que clamaron por un penal que finalmente el árbitro no marcó.

Así se fueron los primeros 10 minutos. Con un equipo local insistente y un Murciélagos que comenzó a asentarse mejor y a cerrar espacios. Sin embargo, la emoción llegaría nuevamente a los 15’ en los pies de Lea Navarro. Con un probado cañón en la pierna derecha el pampero sacó un fogonazo desde tres cuartos de cancha en un obús imposible para Alain Rashiv. Para su fortuna, pasó a escasos centímetros fuera el arco y el gol no llegó.

Los visitantes respondieron con una descolgada al minuto 20 que terminó con una pelota por encima del travesaño de Matías Draghi, que hasta ese momento no había tenido mucha participación en el encuentro. La primera llegada de Murciélagos. Era fue al 20’.

También fue momento para el primer ajuste de la noche, obligado por una molestia que mermó el desempeño del central Manuel López Mondragón, el férreo defensor que lidera la defensiva astada. Era el 23’ y el refuerzo Jonathan Sánchez ‘el Cuba’ entró en lugar de Mondra para continuar con el buen trabajo en la parte baja.

Por derecha, Luis Sánchez levantó la mano para decir que también por su banda se genera peligro y sacó un tiro que rozó el palo derecho del portero visitante. Inmediatamente después, los mochitecos se salvaron nuevamente cuando, franco, Aldo Polo estuvo a punto de rematar de cabeza un centro que finalmente desvió Julián Cardozo. Nuevamente la banda izquierda. Nuevamente los velocistas Omar Islas y Gabriel Báez en vertiginosa combinación se metieron al área grande y una barrida apagó el fuego con el que cocinaban los ciervos la primera anotación.

Barrida, por cierto, que pudo marcarse como penal con un nazareno más rigorista. Draghi también levantó la mano. Estaba jugando y vivo en el partido cuando al 33’ ‘escupió’ un fogonazo de Sebastián Penco y tapó impecable el contrarremate de un delantero sinaloense que puso a los aficionados con el ‘Jesús en la boca’.

Venados respondió con otra llegada por las bandas, llegaba por el centro, llegaba con tiros de media y larga distancia, pero hasta el minuto 38 el marcador del tablero electrónico seguía sin moverse. Faltaba un minuto para que acabe el primer tiempo cuando el grito de gol se coló a todos los rincones del estadio. Fue un tiro de esquina que salió por izquierda de la pierna de Báez y que encontró a su compatriota Braian Molina, sí, el mismo jugador y quien anotara el gol de último minuto ante Potros UAEM el torneo pasado y que desató la euforia porque acercó a Venados a la liguilla.

Certero cabezazo que dejó sin oportunidad al cancerbero sinaloense y que abrió el marcador. Justo el tiempo para el gol, porque no hubo oportunidad para algo más pues llegó el silbatazo que mandó a los dos equipos al descanso.

La segunda parte comenzó igual a como terminó el primer tiempo: con Venados encima y apenas a los dos minutos consiguió un tiro de esquina y a los 4’ un tiro libre después de una falta cometida contra Aldo Polo en tres cuartos de cancha. Y así llegó el segundo gol. Navarro con un fogonazo que fue resultó imposible para la estirada del arquero, era el 2-0 y corría el minuto 50.

Venados no había terminado de festejar el segundo gol cuando llegó el tercero. Un tiro de esquina que rechazó mal la defensa y dejó en el área para que Aldo Polo, sin marca, remate a pocos metros de la línea de gol y clave el tercero en la frente de Murciélagos.

Tres por cero en apenas 52 minutos y mucho partido por venir. El técnico visitante Óscar Gil no veía lo duro sino lo tupido y temiendo una goliza ealizó un cambio defensivo. Sacó de la cancha a Joseph Bempah y metió en su lugar a Ricardo Bocanegra.

En respuesta recibió dos desbordes, ambos por derecha con Omar Islas y Andrés Iniestra, que no acabaron en gol solamente porque la fortuna tuvo compasión.

Pedro Rentería le puso honra al partido y le arrancó un suspiro de alivio a su técnico cuando sacó un violento disparo que se clavó en el ángulo de la meta astada. Era el 3-1 cuando corría el minuto 58.

Al 86 el juego estaba prácticamente definido y esperando el silbatazo final. Así lo entendió Venados que se dedicó a tener el control de la pelota mientras que Murciélagos, con más ganas que fútbol, buscaba infructuosamente un gol más que ya no llegó.

Para la próxima jornada, Venados FC viajará a Sinaloa para meterse al estadio Banorte de esa ciudad en donde enfrentará al Pez de Dorados el próximo sábado 20 de enero a las 21:00 horas (tiempo del centro del país).

 

Comments are closed.