martes, julio 23

Vibrador: Éste es el riesgo que esconde este juguete sexual

0
1618

Los vibradores ofrecen un tipo de estimulación muy potente y excitante

Cada vez más mujeres tienen un vibrador en su mesita de noche.

El uso de juguetes eróticos está cada vez más extendido y normalizado en nuestra población, lo cual es un indicador fantástico de que las mujeres van tomando el control de su placer y de su sexualidad.

Los vibradores ofrecen un tipo de estimulación muy potente y excitante; tanto, que algunas mujeres se habitúan a su uso y luego tienen dificultades para excitarse sin ellos.

La periodista especializada en sexualidad María Torre explica muy bien este fenómeno: “Las sensaciones y la forma de estimularse cuando usamos vibradores es totalmente diferente a cuando lo hacemos con nuestras propias manos. La vibración suele ser intensa y hace que nos estimulemos más rápidamente”.

Y es que, al día de hoy, en un mundo en el que lo queremos todo rápido y fácil, la masturbación no es una excepción.

Los vibradores nos permiten excitarnos y llegar al orgasmo de manera fácil y rápida

“Debemos darnos cuenta de que no estamos acostumbradas a dedicarnos tiempo. Igual que en el resto de nuestra vida, queremos estar satisfechas sexualmente en el menor tiempo posible y que a la vez sea placentero, por ello lo más habitual y rápido es usar un vibrador que cumpla todas esas funciones”, añade la periodista.

En la actualidad, se observa con mayor frecuencia a mujeres que se han acostumbrado a masturbarse con el vibrador.

Algunas se han habituado tanto a su uso que, cuando intentan llegar al orgasmo de otra forma –ya sea usando sus propias manos, o cuando su pareja las estimula de alguna manera- tienen serias dificultades para llegar al orgasmo e, incluso, para excitarse.

Uno de los motivos por los que esta situación se produce es porque se han habituado a recibir un tipo de estimulación tan potente que, todo lo que queda por debajo de ese umbral, no les resulta suficiente.

Marta Corrales, monitora de educación sexual y género, dice:

“Más de una clienta me ha confesado que, después de mantener relaciones sexuales con su pareja, se va al baño para masturbarse con su vibrador y poder así tener un orgasmo”.

¿Significa que los vibradores son peligrosos?

“Al contrario, es otra manera de aprender a disfrutarse y conocer cómo nuestro cuerpo responde a determinados estímulos. En mi opinión lo más positivo es combinar técnicas en las que participen otras partes de nuestros cuerpos, como pueden ser las manos, que es lo más habitual, con el uso de juguetes”, aclara María Torre. “Usar las manos hace que sintamos cómo son las diferentes partes del cuerpo y así nos conozcamos físicamente mejor. A este ejercicio se le puede incorporar el uso de vibradores una vez que hemos hecho ese trabajo para explorar otras formas de sentir”, añade.

Marta Corrales está de acuerdo con esto: “A mis clientas les digo que hagan una ‘puesta a punto manual’ de vez en cuando, para que aprendan a estimularse también con sus manos y no pierdan esa capacidad”.

¿Qué podemos hacer si ya estamos teniendo dificultades para sentir placer si no es usando un vibrador?

Cuando solo podemos llegar al orgasmo de esta manera concreta, es fundamental que dejemos de lado el vibrador, al menos durante un tiempo.

Cada caso es un mundo y lo ideal es que una psicóloga especializada te ayude, pero suele ser muy útil utilizar el vibrador únicamente para excitarse al inicio de la masturbación y, después, continuar estimulándose con las manos.

En algunas ocasiones, incluso es más eficaz dejar el vibrador en la mesilla durante una temporada y volver a aprender a masturbarse sin él. De este modo, nuestro cuerpo y nuestra mente van reaprendiendo a sentir placer, sin necesidad de tener una estimulación tan fuerte como la de los juguetes eróticos.

Fuente: Noticieros Televisa

Leave a reply