miércoles, diciembre 11

Washington y Moscú se reprochan por Venezuela

0
127

Cancilleres sostuvieron una llamada telefónica para resolver crisis

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y el ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, se acusaron mutuamente de avivar la tensión en Venezuela.

En una llamada telefónica, Pompeo culpó a Moscú de agravar el conflicto con su presencia militar para apoyar al gobierno de Nicolás Maduro.

“Estados Unidos y los países regionales no se quedarán de brazos cruzados mientras Rusia exacerba las tensiones en Venezuela”, dijo Pompeo a su homólogo ruso, Serguéi Lavrov.

La colaboración militar entre Caracas y Moscú se ha fortalecido en las últimas dos décadas, con la compra de equipos y armamento militar.

Rusia envió dos bombarderos Tu-160 a Caracas en diciembre pasado para participar en un ejercicio militar.

“La continua inserción de personal militar ruso para apoyar el régimen ilegítimo de Nicolás Maduro en Venezuela corre el riesgo de prolongar el sufrimiento del pueblo venezolano que apoya abrumadoramente al presidente interino Juan Guaidó”, expresó el Departamento de Estado de EU en un comunicado.

En la llamada, que ocurrió por iniciativa estadunidense, los cancilleres abordaron la situación sudamericana y el tema de Siria.

Lavrov destacó que las intenciones de Estados Unidos de organizar un golpe de Estado en Venezuela y las amenazas contra su gobierno legítimo están violando la Carta de la ONU, reportó el sitio de internet de la cancillería rusa.

“Una injerencia no disimulada en los asuntos internos de un Estado soberano”, agregó.

Estados Unidos y otros 50 países impulsan la salida del poder del presidente Nicolás Maduro, cuya reelección del año pasado, consideraron, es el resultado de unas elecciones fraudulentas.

Además, estas naciones reconocen como presidente interino a Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, con miras a encabezar un gobierno de transición y organizar nuevas elecciones transparentes.

Por su parte, el gobierno de Rusia se opone de manera reiterada a la campaña de Washington para sancionar a la administración de Nicolás Maduro.

“Asumiendo las diferencias fundamentales de las posiciones de Rusia y Estados Unidos, los jefes de los ministerios de asuntos exteriores acordaron mantener el contacto y el intercambio de valoraciones sobre estos y otros asuntos de la vida internacional, así como sobre los aspectos problemáticos de las relaciones bilaterales”, explicó la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zajarova, a través de un comunicado.

Fuente: Excelsior

Comments are closed.