Ya saben afuera, que aquí no alcanzará para tanta ocurrencia

0
22

Por Angel Verdugo

Tienen ya una clara estimación de lo que será el comportamiento de nuestras finanzas públicas para los primeros años del gobierno de López

20 de Julio de 2018

La tarea que llevan a cabo organizaciones multilaterales como el Fondo Monetario Internacional, Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos entre muchas otras, está en muy buena parte soportada en las grandes bases de datos que han ido construyendo y alimentando desde hace decenios.

En ellas pueden sus investigadores, encontrar series de tiempo prácticamente de cualquier indicador económico; con ese insumo les es, si no fácil al menos no tan difícil como lo es para quien en su país carece de los datos mínimos requeridos casi para cualquier investigación y/o estudio económico.

Las proyecciones que los departamentos de análisis e investigación de aquéllas elaboran son, casi siempre, si no totalmente certeras al compararlas con el comportamiento real de una u otra economía, las más de las veces el margen de error es muy pequeño.

La idea de las tareas de investigación y análisis que en esas organizaciones se llevan a cabo, tiene que ver, más con la prevención de problemas que con su solución. Los montos destinados a mantener y mejorar esas grandes bases de datos están más que justificados y los beneficios superan, con mucho, lo invertido.

Hoy, por ejemplo, no tengo duda que, no únicamente en las organizaciones citadas arriba sino también en las áreas de investigación de los grandes fondos de inversión y entre los analistas de los principales bancos de inversión en las capitales financieras del mundo, tienen ya una clara estimación de lo que será el comportamiento de nuestras finanzas públicas para, cuando menos, los primeros dos o tres años del gobierno de López.

Una de las conclusiones más importantes que debería ser tomada en cuenta en México, no únicamente por los agentes económicos privados —que por lo demás, ya lo hacen—, sino por el equipo económico de López (Debería decir equipos económicos porque, en ese kínder Montessori no se ve liderazgo alguno que controle a tanto chamaco haciendo y diciendo lo primero que se le viene a la cabeza), tiene que ver con la insuficiencia presupuestal para sufragar de manera sana tanta ocurrencia.

Las preguntas relevantes que en esas entidades se hacen desde hace algunos meses tienen que ver, no sólo con las posibles fuentes de recursos para financiar lo que no es otra cosa que ocurrencias de trasnochados, sino también con los impactos en la salud de nuestras finanzas públicas que tendría la decisión de seguir adelante con tales ocurrencias.

Ante la declaración reiterada de López de no elevar las tasas de los impuestos vigentes y menos de crear nuevos, así como de la negativa de contratar más deuda, las preguntas de los analistas e investigadores fuera de México se concentran en éstas: ¿Cómo le harán? ¿Acaso decidirán realizar un recorte sustancial del gasto público, tal y como está repartido en los tiempos que corren?

Lo señalado no es, en modo alguno, secreto de Estado; quien siga de manera sistemática el comportamiento de nuestra economía y las finanzas públicas, mantiene comunicación con ejecutivos de fondos de inversión e investigadores de las organizaciones que mencioné al principio.

¿Por qué entonces, abiertamente, no planteamos el tema de la insuficiencia de recursos para tanta ocurrencia? ¿Acaso Urzúa y su equipo temen contradecir a López, y entre otros, a TaiboFernándezAlcaldeBatresCitlali y Márquez?

Con tantos miedosos y tantos ocurrentes, ¿qué nos espera? ¿No lo imagina? Nada menos que lo peor.

Comments are closed.